La ALIMENTACIÓN y los hábitos de vida saludable harán que aumente considerablemente la calidad de vida de cada persona obteniendo un estado óptimo de su salud.

La dieta que cada cual lleva a cabo a diario incide directamente en su salud. Así, una dieta equilibrada hará que se tenga un mayor y mejor rendimiento para enfrentarse al día e igualmente se sea más resistente a determinadas enfermedades: obesidad, diabetes, problemas cardiovasculares,…

Se trata de vivir mejor. Para ello es esencial estar convenientemente educados con un proceso de enseñanza que lleve a un aprendizaje en los hábitos precisos. Se debe de adecuar debidamente el contenido calórico de la alimentación al gasto que cada uno realiza. De esta forma cada persona tiene que adquirir rutinas acorde con su estilo de vida. No existen dietas milagro y mucho menos iguales para todas las personas.

Como punto de partida de esta reeducación alimenticia debería estar la toma de contacto con un nutricionista que informe y aconseje útilmente. Normalmente realizará una toma de medidas del cuerpo e indagará en las costumbres, intolerancias, alergias, gustos y objetivos de cada persona para conocer el punto de partida y la meta a conseguir.

Una vez realizada la dieta personalizada y pormenorizada es importante que se realice un seguimiento por parte del profesional que realizará el apoyo y la revisión para que el cambio de vida sea completamente eficaz.

En clínica Searus se tiene la ventaja de contar con un equipo multidisciplinar al servicio de las personas: médicos generales, enfermeros, psicólogos, fisioterapeutas. Todos dispuestos a ayudar a alcanzar los objetivos personales de cada persona.