Los conocidos nudos de los que tanto se suele hablar, son en realidad contracturas musculares. Suelen ser unos pequeños bultos dolorosos que se palpan a través de la piel, de ahí que se les llame nudos.

La contractura muscular se da al contraerse de forma exagerada, involuntaria y continuada las fibras que componen el músculo normalmente debido a una tensión en la zona. Habitualmente se deben a la realización de un esfuerzo superior al que está acostumbrado el músculo, ya sea por un gran esfuerzo o por un músculo débil (consecuencia del sedentarismo). También pueden aparecer por posturas no acostumbradas que se repiten en el tiempo, estiramientos bruscos, el frío, el estrés. Hay que tener en cuenta que una mala alimentación y, sobre todo, una mala hidratación, hacen que el músculo esté más proclive a contraerse.

Desde luego es posible evitar las contracturas musculares previendo la acción a realizar. Por un lado, con el obligado calentamiento se consigue preparar al músculo para la práctica que se vaya a desarrollar aumentando progresivamente la intensidad que se practique. Por otro lado, se deberían de evitar los movimientos repetidos o malas posturas que lleven a la fatiga muscular. En las actividades deportivas para facilitar la recuperación del músculo y su flexibilidad es importante la realización de estiramientos, además de los popularizados antes de empezar, igual o más importantes son los que se realicen al finalizar la actividad.

Para tratar una contractura muscular lo primero es ir a un fisioterapeuta, rehabilitador o traumatólogo que evalúe la realidad de lo que se tiene. En cualquier caso, se debe de dejar descansar el área contracturada. La aplicación posterior de calor y el masajeo de la zona mantendrán el flujo de sangre para su recuperación.

Cuando es necesaria la intervención de un profesional se encontrará lo siguiente: el masaje más adecuado para la zona afectada, la utilización de calor, de magnetoterapia, electroterapia, de relajantes y antiinflamatorios, vendajes, punción seca, ejercicio terapeútico, neurodinamia, concepto Mulligan, …